Centralia - Pennsylvania

lunes, 16 de febrero de 2009

Centralia es un municipio en el condado de Columbia, Pennsylvania, en los Estados Unidos. En 1981 había más de 1.000 habitantes, pero la población disminuyó a 12 como resultado de incendiarse (y no apagarse desde entonces) una vieja mina de carbón que arde debajo de la ciudad. En la actualidad es el pueblo con menor cantidad de población del estado de Pennsylvania.

Centralia sirvió de inspiración de la adaptación cinematográfica del videojuego Silent Hill.

Historia: Centralia fue registrada en 1866, pero ha existido desde 1841, cuando la taberna "Bull's Head" fue abierta por Johnathan Faust. En 1854, Alexander W. Rea, un civil e ingeniero minero de la compañía "Locust Mountain Coal and Iron", se mudó a la villa y construyó calles y parcelas. Este lugar fue conocido como Centreville hasta 1865, cuando se le cambió el nombre por Centralia, en consecuencia por el establecimiento de la oficina de correos. La industria del carbón, se volvió en la principal ocupación de la comunidad. La extracción de carbón continuó en Centralia hasta la década de 1960, cuando la mayor parte de las compañías, salieron del negocio. Aún así, la minería de contrabando continuó hasta 1982.

El poblado fue cuna de activistas de la organización secreta de mineros denominada Molly Maguires, durante el período entre 1860 y 1870. El fundador de la ciudad, Alexander Rea, fue una de las víctimas de esta orden clandestina, cuando fue asesinado en las afueras del municipio el 17 de octubre de 1868. Tres individuos fueron condenados por el crimen y colgados en la capital del condado de Bloomsburg, Pennsylvania el 25 de marzo de 1878. Varios otros asesinatos e incendios ocurrieron durante este lapso de tiempo.

El municipio estuvo comunicado por dos vías férreas, la Philadelphia and Reading y la Lehigh Valley, con la que apareció el principal medio de transporte. El servicio de tren desapareció en 1966. La ciudad tuvo su propia escuela con educación primaria y secundaria. También hubo dos escuelas católicas en el pueblo. En una época, el municipio tuvo siete iglesias, cinco hoteles, veintisiéte salones, dos teatros, un banco, su oficina postal, y catorce abarroterías y tiendas.

Mina en llamas: Un fuego fue encendido en el basurero de la ciudad dentro de una fosa de una mina abandonada, en la parte sudeste de Centralia en 1962. El fuego encendió en llamas una vena expuesta de carbón, y se esparció por todas las minas situadas debajo del pueblo. Varias veces se intentó aplacar el fuego, sin resultado alguno. Siguió quemandóse entre los años 1960 y 1970. Durante este tiempo, varias personas se vieron afectadas en su salud a causa del monóxido de carbono producido por el siniestro.

En 1979, la gente se dio cuenta de la magnitud del problema, cuando el propietario de una gasolinera, de casualidad inserto una vara dentro de uno de los tanques subterraneos, para verificar el nivel de combustible. Cuando la retiró, estaba caliente, entonces bajó un termómetro amarrado a una cuerda y se sorprendió al descubrir que la temperatura de la gasolina en el tanque era de 172 grados Fahrenheit (77.8°C). Poco tiempo después de este incidente, la atención hacia el fuego incrementó.

En 1981, Todd Domboski de 12 años, cayó dentro de un pozo que de pronto se abrió bajo sus pies. Fue rescatado tiempo después, se estimó que el pozo tenía cientos de pies de profundidad. El suceso atrajo la atención de todo el país hacia Centralia, y en 1984, el Congreso de los Estados Unidos asignó más de $40 millones de dólares para la reubicación de personas. La mayoría de los residentes aceptaron la indemnización y se mudaron a los pueblos vecinos de Mount Carmel y Ashland.

Unas cuantas familias optaron por quedarse, a pesar de las advertencias de los oficiales del estado. En 1992, el estado de Pennsylvania expropió todos los inmuebles del municipio. Una subsecuente batalla legal en contra del gobierno, se inició por los residentes sin éxito. En el 2002 el servicio postal estadounidense revocó el código de área del pueblo.

Centralia en la actualidad: Sólo un puñado de casas quedaron de pie en Centralia. La mayoría de los edificios han sido arrasados y hoy, el área parece ser una campiña con varias calles pavimentadas y algunas partes se han llenado de árboles nuevos. La mayoría de calles y aceras están llenas de arbustos. La única iglesia que quedó en el pueblo mantiene servicios semanalmente los sábados en la noche, y los cuatro cementerios están en buen estado. Irónicamente, los cementerios tienen más población en ellos, que el mismo pueblo.

Los únicos indicios de fuego, que se encuentra a 1.6 kilómetros debajo de la superficie, son algunas chimeneas subterráneas que expelen humo en el sur del municipio. Otras fuentes de humo y vapor vienen de una porción abandonada de la carretera estatal número 61, la cual fue cerrada en los tiempos de 1990, después de que aparecieron varias grietas en la superficie, así como también desde los alrededores del cementerio y de varias otras grietas situadas en el área. Sin embargo, el fuego subterráneo todavía arde y seguirá así por un tiempo indeterminado. No existe ningún plan de momento para extinguir el fuego, el cual consume una veta de ocho millas de extensión que contiene suficiente carbón para arder durante 250 años más.

El estado de Pennsylvania no renovó el contrato de reubicación al finalizar el 2005, y el destino de los residentes que aún habitan allí, es incierto.

Referencias: Wikipedia, Offroaders.com, Google images, Tejiendo el mundo.

4 comentarios:

santiv dijo...

Conocí la historia de Centralia hace años, en un reportaje de esos tipo National Geographic. Me ha gustado mucho esta entrada! Un saludo!.

P.D. Te pongo un enlace :)

Fira dijo...

Es increible... Si no me equivoco aqui se rodo la pelicula de silent hill, no?

Jesus Jaen Gijuelo dijo...

Buscando sobre la Centralia me he topado con tu blog, me gusta mucho, muy interesante, un saludo.

Anónimo dijo...

oye entonces la pelicula silent hill fue basada en hechos reales ?????? cool saludos ............

Publicar un comentario en la entrada